Seguridad pública

Holanda es un país seguro según los estándares internacionales.

Hay un nivel bajo de violencia y crimen en las calles. Normalmente no hay ningún problema salir en los fines de semana en las ciudades holandesas; puedes regresar a tu casa sin problema caminando o en bicicleta. Por supuesto, para evitar riesgos siempre es mejor ir acompañado (si es posible con un habitante local).

La policía es amigable y servicial. Tienen el deber de proteger a todos y puedes sentirte siempre seguro al acercarte a ellos para pedir ayuda. En caso de que necesites ponerte en contacto con ellos, que no te preocupe la barrera del idioma ya que la policía habla inglés o encontrará a alguien que hable tu idioma sin ningún costo para ti.

Servicios de emergencia

En el caso de una emergencia o crimen que ponga en riesgo tu vida, puedes ponerte en contacto con la policía, el cuerpo de bomberos o la ambulancia marcando 112 desde cualquier teléfono (sin costo).

Es esencial que contrates un seguro al llegar a Holanda para amparar tus pertenencias contra robo o daño accidental.

Andar en bicicleta

Las calles holandesas son muy seguras para transportarte en bicicleta. En calles principales generalmente encontrarás un carril especial para las bicis. En un país con más bicicletas que habitantes, puedes estar seguro que los automovilistas te respeten, porque seguramente ellos mismos también se transportan en bicicleta.

Es importante respetar los semáforos de bicis, ya que la policia te puede multar si pasas por un alto. De misma forma, ariesgarás una multa si andas en la noche sin tus luces prendidas.

Última modificación 29/08/2015 00:33